El Barça Remonta En Anoeta Y Sigue Contando Sus Partidos Por Victorias

El partido pasó de un posible 0-1 con expulsión de Mascherano incluida al 1-0 y siendo la Real el equipo que debía jugar toda la segunda parte con un hombre menos. Griezmann tuvo la primera de la Real al principio del partido y Vela la última antes del descanso. Es la única mención al asunto Griezmann que han hecho desde el equipo donde el galo explotó como futbolista antes de viajar a la capital de España. La final de la Supercopa de España femenina de fútbol entre Real Sociedad y FC Barcelona comenzó con un gesto de protesta por parte de las jugadoras de ambos equipos, por la polémica sobre la no firma del convenio colectivo del fútbol femenino español que hace planear la sombra de una nueva huelga. Es por ello que las jugadoras de Barça y Real se plantaron en el arranque de la final de la Supercopa. Las imágenes de la protesta pudieron verse en la retransmisión del partido y llegaron a ser captadas y compartidas por usuarios de las redes sociales, entre las que se encuentra la portera del Athletic Ainhoa Tirapu, quien acompañó las imágenes con el mensaje: «Convenio femenino ya».

Fue un partido con un primer tiempo loco -los cinco goles se marcaron en los primeros 45 minutos- y en el que los catalanes prácticamente acabaron pidiendo la hora, porque la escuadra guipuzcoana siempre jugó de tú a tú a su rival y mereció llevarse un mejor botín del Camp Nou. Pero el punta mexicano, desequilibrado por Mascherano, estrelló su disparo forzado en el pie derecho del meta azulgrana, mientras el Camp Nou respiraba primero aliviado y coreaba el nombre del sustituto de Valdés poco después. Ronaldinho, llegando con potencia, colocó el cuerpo para rematar al primer toque con el pie izquierdo y superar a Bravo. El rechace fue a parar a Elustondo quien, en lugar de enviar fuera el esférico, lo estrelló contra el cuerpo de su portero antes de que acabara en el fondo de la red. Entre una y otra, el Barça, de menos a más y con más oportunidades que fútbol, pudo hacer media docena antes de que apareciera Busquets para marcar el 1-0. Zubikarai despejó a córner un remate en semifallo de Cesc, Alexis envió al exterior de la red un disparo con el meta visitante prácticamente batido y Messi tuvo un doble ocasión que obligó a lucirse de nuevo al portero de la Real Sociedad antes de estrellar en la cruceta una falta desde la frontal.

En total, eso sí, 16 tantos, una cifra nada desdeñable. La Real Sociedad sabía que al rival llegaba ‘tocado’ a la Copa y jugó con eso mientras pudo. El Barcelona dio este miércoles el penúltimo paso hacia la final de la Copa del Rey al derrotar a la Real Sociedad en el Camp Nou (2-0), en un partido que el conjunto azulgrana dominó sin alardes y que se le puso muy cuesta abajo con el gol de Busquets y la expulsión de Íñigo Martinez al filo del descanso. Decisivo como de costumbre, aunque lejos de su mejor versión, Ronaldinho decantó el partido del lado azulgrana con un gol que le mantiene como máximo goleador del torneo, en un choque tramitado por el Barcelona con poco brillo. Messi estuvo a punto de hacer el segundo, poco después, pero se chocó con Rulli en la línea de gol cuando se disponía a rematar una asistencia de Luis Suárez. En la jugada siguiente, Luis Suárez pudo sentenciar, pero Rulli tapó bien su disparo en el uno contra uno. Bien arropado atrás -Jagoba Arrasate armó un once con tres centrales- y con las líneas muy juntas, esperó a que el Barça fuera cometiendo errores en busca de una oportunidad a la contra.

Pero le faltó continuidad, precisión en la circulación y esa confianza en su fútbol que parece haber perdido en las últimas semanas. El Huesca y el Valladolid siguen sin conocer la victoria tras empatar a dos goles en El Alcoraz en un partido en el que los visitantes tuvieron dos tantos de ventaja que no supieron conservar. El belga, un jugador que rebosa talento pero anclado a la irregularidad, firmó un partido tremendo con el que reivindicarse y así se lo reconoció su afición. El conjunto blaugrana no perdonaría, sin embargo, en la primera gran ocasión que tuvo cuando con una sucesión de pases con tiralíneas y la defensa local pendiente de Messi, el balón le llegó precisamente del argentino al joven Thiago Alcántara, el hijo de Mazinho (ex jugador del Valencia y Celta), que picó ante la salida de Bravo y demostró que puede tener tanto recorrido en el fútbol profesional como lo tuvo su padre. 22:47 Minuto 56 | Centro peligroso de Brais Méndez a la salida de un córner que está a punto de conectar con un Jeison Murillo que entraba como un tren de mercancías en el área del Barcelona. En la jugada siguiente, Sergio Busquets hacía el 1-0 al resolver un lío en el área a la salida de un córner y perforaba por fin la meta de Zubikarai, después de que el Barça hubiera desperdiciado media docena de ocasiones claras en la primera mitad.

Si usted adoraba este artículo y también le gustaría recibir más información sobre camisetas futbol baratas por favor visite nuestro propio sitio.